Citas que adoramos de Gabrielle Chanel

Gabrielle Chanel fue, es y será sinónimo de romper las reglas. Una figura femenina digna de admirar hoy y siempre.

Muy de vez en cuando en la vida, aparecen personas cuyo legado acaba convirtiéndose en el paradigma de un estilo de vida para muchas otras personas. Como decimos, muy de vez en cuando…

Una de esas personas especiales y únicas de las que hablamos, fue la llamada Gabrielle Chanel quien, tras fundar su Maison, pasó a ser más conocida como Coco Chanel. Aunque, ese apellido suena bastante inconfundible y no necesita presentaciones de ningún tipo.

Si el hecho de ser la única diseñadora de moda considerada como una de las personas más influyentes del mundo durante el Siglo XX la hace especial. Su forma de pensar y de actuar en la época que le tocó vivir, así como su capacidad transgresora la han hecho única en la historia. Su legado jamás se perderá y, a día de hoy, citas como las siguientes, siguen inspirándonos y animándonos a ser quienes queremos ser y a actuar como queremos actuar. No debemos olvidar, el contexto en el que Gabrielle vivió su juventud: Francia, los Felices Años XX, la posterior Depresión y un espíritu Vanguardista removiendo las artes tal y como se conocían hasta el momento. Era la antesala de la Primera Guerra Mundial y una mujer que llevaba pantalones pensaba cosas como:

  • La libertad es siempre elegante.
  • Para ser irremplazable una debe buscar ser diferente.
  • Si naciste sin alas. No hagas nada para evitar que te crezcan.
  • Viste vulgar y solo verán el vestido, viste elegante y verán la mujer.
  • La elegancia es, cuando en interior es tan hermoso como el exterior.
  • La moda pasa pero el estilo permanece.
  • El perfume anuncia la llegada de una mujer y alarga su marcha.
  • Menos es más. (Sin duda, nuestra favorita, ¿cómo es posible decir tanto en solo tres palabras?)
  • El acto más valiente es pensar por tí misma en voz alta.

Dejemos de auto-imponernos actuaciones o pensamientos que no nos corresponden por temor al “qué dirán” y seamos más nosotras mismas. Quién sabe, quizá en unas décadas alguna veinteañera escriba sobre tí y lo mucho que la llegaste a inspirar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *